Resulta divertido observar a qué punto nuestro mercado (¿nuestro mundo?) bautiza una innovación como la panacea, la que invadirá nuestra vida y nuestros eventos… para enterrarla unos meses más tarde.

– ¿Marketing 360 grados? Era el camino obvio hace unos años, y ahora se empiezan a oir voces enterrando el marketing 360 como algo a la vez evidente a irrealista.

– ¿Otro ejemplo? Strategic Meeting Management, el hecho de definir una estrategia y procesos para optimizar el portafolio de eventos de la empresa. Era el futuro… y hoy empezamos a oír que al final estos proyectos son demasiado complicados, e irrealistas.

– ¿La viralidad? Todo el mundo la buscaba como el Santo Grial, y hoy no vemos una agencia de comunicación que no declare la viralidad como algo incontrolable, que no puede ser el objetivo de una campaña.

– ¿El pre- y post-? Eran imprescindibles, y hoy se empieza a decir que son imposibles de gestionar, que el asistente antes del evento no tiene interés en entrar en debates online o votar sobre lo que quiere ver en el evento.

Este proceso clásico en dos grandes fases: “1. Va a ser la leche / 2. Al final no funciona” es triste, ilustra la obsesión de nuestro mercado por la sensación más que por el análisis sensato. Y sobre todo, denota un entendimiento muy pobre de la realidad: Pocas cosas vana a ser la leche. Hay pocas revoluciones. Pero muchas cosas cambian, mejoran… Hay muchas evoluciones.

Es preciso no sobre reaccionar en un sentido o en el otro. ¿360? Obviamente nadie puede comprar visibilidad en todos los medios, por supuesto, pero el hecho de pensar en campañas que tienen varios “touch points” con el target es evidente. ¿SMM? Obviamente, un proyecto de Strategic Meeting Management es un horror, proyecto, largo, costoso… pero obviamente también se puede poner un poco de orden en los portafolios de eventos de las grandes empresas aunque no sea con el proyecto completo que dura varios años. ¿Viralidad? Obviamente buscar la ultra viralidad del vídeo mágico en youtube es ilusorio, y no puede ser el brief de una campaña bien pensada… pero obviamente hay que buscar contenidos relevantes que la gente quiera transmitir, y hacer que este reenvío sea fácil…

En fin, no hay muchas revoluciones pero hay muchas evoluciones. No te entusiasmes demasiado con las innovaciones, pero piensa bien en cómo se pueden aplicar. Al final, muchas cosas funcionan si se piensan bien. No las entierres demasiado rápido.

Fuente: http://goo.gl/YRRvGj

tresE: Facebook | Twitter | Blog | Web

Anuncios