Jeff Weiner, consejero delegado de la red social Linkedin, es el directivo más valorado, según Glassdoor, por los trabajadores norteamericanos. Por encima de líderes como Larry Page, Mark Zuckerberg y otros que encabezan gigantes como Starbucks o Ford Motor. En una entrevista publicada por Business Insider desgrana algunas de las grandes claves de su gestión.

En cinco años ha levantado un negocio valorado en 25.000 millones de dólares y ha inspirado a muchos directivos de empresas grandes y pequeñas. En esa entrevista con el cofundador de Business Insider, Henry Blodget, señala cinco pilares destacados.

Tiempo suficiente para pensar

Muchos directivos de empresas llenan sus agendas con actos, entrevistas, viajes… El calendario no tiene ni un solo hueco, pues todo está perfectamente encajado. Pero, ¿dónde está el tiempo para pensar? Weiner defiende la necesidad de programar un espacio al día (hasta dos horas) para ese sano ejercicio.

“Pensar de manera proactiva, de manera estratégica y comenzar a revisar y refinar su visión, misión y objetivos estratégicos lleva mucho tiempo”, recuerda el directivo, quien reconoce que no esa reserva de tiempo no se queda en una mera intención sino que lo marca a través de bloques grises en su calendario.

Definir el núcleo de la empresa

Cuanto más específico sea el objetivo, el fin último de la empresa, más efectivo será. Definir ese núcleo fundamental es una de las decisiones estratégicas que, a su juicio, ha tomado dentro de la compañía. Y para ilustrarlo recuerda la conversación con la primera consejera independiente de la firma.

Ésta le pidió que le hablara de Linkedin y se la describiera. Tras una contestación más o menos larga, ella dijo: “Déjame que te lo pregunte de otra manera. Si tu pudieras construir un único negocio de 1.000 millones de dólares, ¿qué sería?”. Tras reflexionarlo, él contestó: “Soluciones para la contratación. Hagamos nuestros primeros 1.000 millones con ello”. Para él, esta fue “una decisión muy importante”.

Importancia relativa a inversores bursátiles

Linkedin es una empresa cotizada desde el año 2011, antes incluso que diera el salto Facebook. Muchas pymes en España no son públicas y tienen inversores privados que, en muchos casos, son los propios emprendedores. Pero cuando los que aportan el capital son personas ajenas a la fundación de la empresa, hay que lidiar con sus exigencias de rentabilidad. Cuando hablamos de Wall Street, ésas son aún más duras.

Weiner lo deja muy claro en una sola frase: “El mercado (“the street”) determina el precio de nuestras acciones día a día. Nosotros, el equipo de la empresa, determinamos el valor en el largo plazo”.

Manos libres como consejero delegado

En el caso de Linkedin, el fundador y el consejero delegado son personas distintas. En empresas tecnológicas y startups no es algo extraño (más aún hace años), pues el objetivo es profesionalizar la gestión del proyecto. La red social fue fundada por Reid Hoffman, quien contrató a Weiner para la gestión.

Esa relación es fundamental para el buen curso de la empresa. Y en esta ocasión, Hoffman apostó por algo que también ha contribuido al éxito. “Esto es muy fácil. Esta es tu pelota, corre con ella”, le dijo.

Motivación del equipo

Por último, Weiner es uno de esos directivos que no está rodeado siempre de colaboradores que siempre responden ‘sí’. Como asegura su entrevistador, él anima a su equipo a ponerse en pie y defender sus ideas. Pero, realmente, ¿cómo se gestiona eso para que no desemboque en un escenario descontrolado?

“Hay que desarrollar la confianza con el tiempo; ellos tienen razón un par de veces, alguien más otro par de veces y a medida que avanzamos vemos lo que funcionó y lo que no y qué hay que corregir”, recuerda.

Fuente: http://goo.gl/kLMYim

Tres-E: Facebook | Twitter | Blog | Web

Anuncios