El 40% de la plantilla de medianas y grandes empresas suele sufrir un elevado ratio de rotación. Una de las causas de esta rotación de plantilla es la calidad de los empleos, las escasas oportunidades de implicación de los empleados en las decisiones de desarrollo empresarial y la falta de oportunidades de desarrollo. Traducido a coste económico, esta falta de consolidación de nuestros empleados supone miles de millones de pérdidas para la economía de un país.

Cuando un trabajador abandona nuestra empresa se debe buscar su reemplazo, gastar tiempo cribando curriculums y entrevistar a los solicitantes, o contratar los servicios de una consultora o página web de empleo y formar al nuevo empleado. Todo ello incrementa el coste y disminuye la productividad en tanto que los compañeros deben asumir el trabajo que realizaba el actual puesto vacante.

No sólo es importante reclutar los mejores talentos para nuestra plantilla sino consolidar a estas personas en nuestra empresa. Ellos forman parte de nuestro producto y materializan el valor de nuestra marca.

Tres-E: Facebook | Twitter | Blog | Web

Fuente.

Anuncios